El e-mail marketing se posiciona como una forma rápida, masiva y eficiente de dar a conocer nuestra marca. Recibir un email sigue siendo una manera de estrechar vínculos entre una empresa y un individuo, por lo que, cualquier mensaje que se comunique por esta vía y con estos fines deberán ser interesantes y llamativos para atraer nuevos clientes.

Hablar de email marketing nos remite al envío de información promocional vía email a nuestros contactos o clientes, aunque, también puede ser considerada toda aquella comunicación que realiza una empresa a través del canal e-mail, entre los más conocidos, los newsletter semanales con noticias o novedades.

El email marketing sigue siendo, después de varios años, una de las estrategias de mayor retorno de inversión que nos permite llegar siempre a la audiencia adecuada, ya que partimos de nuestra propia base de datos y con información de cada uno de nuestros clientes o usuarios. Es notable observar que esta herramienta, a pesar de presentar mucho potencial, se encuentra pobremente “estrategizada”.

El problema principal que presentan las empresas a la hora del envío de correo masivo es la poca planificación en sus envíos, su frecuencia y la pobreza de sus contenidos”. La realidad es que todos pueden tener una plataforma de envíos masivos, pero para que sea efectivo, hay que estudiar y analizar cada campaña que va a ser lanzada.

Para empezar, será necesario conocer el público y sus características. A partir de la definición estratégica de nuestro “target” vamos a poder armar una base de datos. Luego, la producción de contenido que vamos a enviar, es decir, la vidriera. Aquí entrará en juego de qué manera captamos la atención ¿acaso con colores? ¿imágenes? ¿tipografía? Todo dependerá del público y nuestra creatividad. Tercero y fundamental, ofrecer un diferencial. Algo se está llevando el lector por haber tomado tiempo en nuestro mensaje.

Por último, la medición de los resultados. Aperturas, clicks, adhesiones, participaciones, entre otras acciones. De esta forma podremos saber cómo repercutió nuestra campaña. No hay que ser programador ni tener grandes conocimientos de marketing a la hora de generar una campaña. Hoy, todo está al alcance de la mano y sólo es necesario sumergirse en un programa para enviar mails masivos para aprovechar esta herramienta.

Las listas muy largas de contactos no van a servir de nada si nadie abre los correos, por lo que tener una imagen positiva, será lo primero y vas a evitar que los destinatarios se den de baja o envíen tus mensajes a la carpeta de spam. Para evitar esto, la personalización. Por eso, es importante buscar una plataforma que permita enviar mensajes personalizados según los intereses del público.

Todo parece estar al alcance de la mano, pero, sin embargo, gran parte de los medos de América latina no utilizan esta estrategia, que es muy utilizada por medios periodísticos del mundo, en especial de Estados Unidos y Europa. En Argentina, Clarín, que los tenía olvidado, renovó su estrategia y lanzó una serie de newsletter que buscan captar público en su carrera para lograr lectores fieles -más de siete sesiones por mes- en su plan para que los usuarios paguen por el contenido.

Compartir

Artículos escritos por la redacción de Blog del Medio dentro de yCon Media, desde Buenos Aires, México, Chile o España.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario