5 claves para conseguir un contenido viral con tu blog

1
312

blog-793047_1920

Sea un blog personal o laboral uno de nuestros objetivos es conseguir el mayor número de tráfico posible. Cuando un post se vuelve viral muchas veces no está basado en una fórmula exacta. Lo normal es que sea un gran contenido que de alguna forma enganche al lector, pero no siempre es así. De hecho, nos encontramos muchas veces con algunas cosas de baja calidad que nos hacen preguntarnos como ha logrado tanto éxito.

En la actualidad es mucho más fácil viralizar gracias a las redes sociales. Numerosas personas interactúan en ellas por lo que se comparte de forma mucho más sencilla, gracias también a las facilidades y herramientas implementadas. Además, según los estudios la mayor parte de las personas se conecta a internet a través de su dispositivo móvil, lo que invita a un mayor contacto con los contenidos que se publican en la red y con la interacción en las redes mencionadas. Antes era más complicado por la menor difusión y por el requerimiento de estar en el PC.

Pero si quieres destacar y tener muchas más opciones de alcanzar el éxito el contenido es fundamental. Siguiendo una serie de claves será mucho más fácil. No tienen porque darse todas a la vez, cuantas más mejor, pero como mínimo una de ellas.

1. Apostar por la calidad

Y esto siempre es muy relativo, pues lo que puede parecer bueno para una persona no tiene porque entusiasmar a otra. De hecho, hay numerosas viralizaciones que las vemos y nos quedamos estupefactos de lo malas que nos parecen. Pero en los blogs en general hay que apostar por un texto potente. Según los estudios los que superan las 1.000 palabras tienen un mejor rato.

No se trata de escribir una parrafada sólo para rellenar, pues al final si al lector no le gusta o se aburre generarás una mala imagen. Al principio del texto tienes una buena oportunidad para cautivar a la persona que está detrás de la pantalla. Si le llama la atención seguirá leyendo, aunque sea muy largo. Por el contrario, textos muy cortos pueden dar sensación de dejadez.

2. Un buen formato

Leer párrafos muy largos cansa sobre todo si no hay puntos y comas adecuados. 8 líneas ya pueden ser demasiado, es mejor apostar por menos. No importa separar y que los bloques sean más. Apóyate en negritas y cursivas para destacar las ideas clave de cada párrafo y que sirva como un pequeño resumen.

Siempre que sea adecuado enlaza textos de otros sitios o de tu propio blog para dar valor y reforzar el tema que estás comentando. Es un buen apoyo para que la persona tenga un mayor interés en la materia. Y no te olvides de las imágenes, pues el contenido visual es muy importante a día de hoy, en muchas ocasiones mucho más que el propio texto. La primera vista es clave para seguir leyendo o marcharse.

3. No abarcar todos los nichos de mercado

Seguro que hemos visto un texto o un vídeo que nos encanta y lo hemos compartido en nuestras redes sociales. Pero igual no tiene nada que ver con tu idea de blog. Puede que sea muy potente en ese mercado, pero tú estás enfocado en otro. Querer abarcar todos donde ha contenido viral te llevará a no tener nada. Se fiel a tu estilo y a ti mismo, tratando de conectar con tu público y con las personas de influencia de ese nicho.

Debes realizar tu propia investigación para ver si la idea funciona o no. Es decir, a veces te encuentras con grandes páginas que parecen muy buenas, con gran éxito, pero luego su beneficio es escaso. Muchos nichos poco conocidos o más aislados pueden reportar mejores logros económicos, monetizando de manera eficiente sus blogs.

4. Facilidad para compartir

Gracias al efecto por ejemplo de las redes sociales, tan potentes ellas en este negocio. Se debe disponer de un servicio para cada uno de estos canales, con la simpleza de un par de clicks para que estén en ellas. Que el usuario no tenga que rebuscar o pasarlo mal para compartir el contenido que le gusta.

Dentro de esa facilidad, pero enfocado desde un punto de vista distinto está la apelación al factor emocional. Que de alguna forma cause ese efecto que lleve al lector a querer mostrarlo a los demás. Puede ser alegría, sensibilidad, tristeza e incluso odio. Temas controvertidos logran ser virales por el impacto que crean, en ocasiones dividiendo bandos.

5. Crear lazos en el sector

Puede que ya no sea tu primera experiencia con un blog y ya tengas un nombre en el sector, pero lo normal es que no sea siempre así. Aprovecha las propias redes para establecer contacto con personas influyentes. Este tipo de gente suele mover a muchos lectores, por eso es bueno que puedan promocionar tu contenido.

En tus textos puedes hacer referencia a uno de los suyos, como apoyo a lo que estás contando. Aprovecha para mandarles un mensaje diciendo que les acabas de citar y si les gusta que compartan el contenido. Es un trabajo fácil y sencillo que no supone nada, sólo superar la vergüenza.

Por Alejandro García