El transmedia da para todo

1
258

TransmediaEl transmedia ya no se circunscribe al marketing ni a la publicidad. El relato científico y hasta el CV admiten formatos novedosos que se complementan con los tradicionales para aumentar la experiencia del usuario.

Por Carmen López Imizcoz

Cuando en julio último, durante la celebración del día del amigo, mi ex compañera de secundario y actual obstétrica Marina comentó que planeaba escribir un libro técnico sobre los partos de cola (o parto de nalgas) y que, para ello, planeaba trabajar en conjunto con una ilustradora porque quería llevar las historias clínicas al formato propio del comic debo reconocer que afloraron mis prejuicios. ¿Un paper en un formato propio de personajes como la Mafalda de Quino? ¿Perdería rigor su relato científico para que resultara más atractivo? ¿Conservarían credibilidad alguna las observaciones de Marina si sus colegas las veían volcadas en globos de diálogos y acompañadas de ilustraciones?

Mis dudas no solo resultaron infundadas sino también anacrónicas. La narración transmedia, desplegar historias a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, ya no solo es efectivo para promocionar el lanzamiento editorial recurriendo a un tráiler o para fijar un trending topic en Twitter a partir de un programa de televisión o de un congreso con live-tweeting.

Luego de unos minutos sin saber qué decirle a Marina, asocié su proyecto editorial con la reciente experiencia del periodismo experimental publicada en el sitio web del New York Times durante el Mundial de fútbol: “My travels with the curse of Maracana” guionado por Christoph Niemann y desarrollado por Jon Huang, un documental sobre el Maracanazo contado en clave humorística, con ilustraciones.

Podría pensarse que es periodismo deportivo y que por eso el New York Times accedió a explorar zonas grises con ribetes humorísticos. Pero no es así. A través de Twitter, sin buscarlos deliberadamente, me cruzo con otros dos casos recientes. En primer lugar, el poster de un paper de Comunicación, una típica exigencia para participar de un congreso o una jornada, cuyo contenido es ¡una tira cómica! Su autor es Matt Carlson (@drmattcarlson), profesor adjunto de Comunicación en la Universidad de Saint Louis, Estados Unidos.

Incluso a la hora de “venderse a sí mismos” en el mercado laboral, ya hay quienes se atreven a complementar el tradicional CV con una suerte de short bio (o breve relato autobiográfico) presentada en formato de comic. La estudiante de animación que aspira a ser ilustradora Callie Booth, a través de su cuenta de Twitter ‏@CallieDraws, posteó: “Transformé mi página de perfil en una tira de cómic porque… se me cantó. Vayan a verla aquí.

Medicina, Ciencias Sociales y Diseño. En tiempos en que escasea la capacidad de prestar atención por parte de los usuarios ante la sobreabundancia de estímulos y datos, el transmedia da para todo.

1 COMENTARIO

  1. Nada escapa a la evolución. A fines del siglo XIX, Nietzche descubrió la máquina de escribir. Y a partir de allí notó que sus escritos eran más telegráficos y concretos, muy diferente a su prosa manuscrita. Y comentaba que había descubierto un estilo (no recuerdo bien sus términos) pero era algo así como “distinto y superador”. No se si me animaría a algo como poner mi CV en comics (sin duda porque me separa algo más de una generación a Calliedraws y descubrí el arte digital mucho después de los 11 años) Pero si queremos manifestarnos a nuestros colegas, nuestra función de docentes debe rediseñarse y nuestra función de docentes y comunicadores debe rediseñarse. O el mundo nos pasará por arriba.
    Pedro, cada vez más fanático de tu propuesta.

Deja un comentario