Fin del “cielo” para los periodistas: ahora para llegar a Dircom hay que ser abogado

2
198

El fin de los Dircom periodistasLa vocación por el periodismo suele terminarse en la mitad de la carrera. Entre los periodistas económicos, el “cielo” está en “retirarse” a los 40-45 años, ocupando el puesto de Director de Comunicación, o Dircom en la jerga, de una gran empresa. Jornadas que terminan a las 18 y sueldos para vivir cómodamente hacen ilusionar a aquellos con vocación flaca e ideales permeables. Pero, para todos ellos, hay una mala noticia: en un escenario tan convulsionado con el actual (al menos en la Argentina), los Asuntos Públicos son más importante que la Prensa y, los abogados, menos problemáticos que los periodistas. Un artículo reciente cuenta un par de historias que hacen sospechar el fin de los Dircoms periodistas:

Fernando Hofmann, Legal & Corporate Affairs Director de Kimberly-Clark explica parte de un fenómeno que se está dando en muchas de las grandes corporaciones, donde el departamento de legales absorbe funciones que van más allá de lo estrictamente jurídico. En su caso, el movimiento inicial fue el clásico, de crecimiento dentro del área: primero como Gerente, luego como Director local y, después, regional. Pero el crecimiento también se dio horizontalmente hasta cubrir relaciones con el gobierno, relaciones públicas (medios, prensa, sustentabilidad, responsabilidad social empresaria) y seguridad (física y patrimonial), áreas que si bien no estaban dentro del scope inicial de la posición, se fueron incorporando a ella.

Víctor Roldán es el director de Asuntos Legales de Turner Internacional Argentina, pero “dado el fuerte componente de marco regulatorio”, además de las tareas estrictamente jurídicas, en coordinación con la persona a cargo de comunicaciones tiene bajo su responsabilidad las relaciones de gobierno de la compañía y su representación en cámaras del sector. Al mismo tiempo, forma parte de los equipos de negociación de los acuerdos de distribución pan regionales y está a cargo de negociar los convenios colectivos de trabajo relativos a la empresa y a la industria. También integra el comité ejecutivo de la compañía, donde se discuten temas que van desde las políticas y procedimientos de la empresa, pasando por la rentabilidad y la innovación.

Martín Castro es otro de los abogados que encarna este fenómeno. Castro es gerente de Legales de Bridgestone Argentina y también gerencia el área de Asuntos Públicos que alcanza “las relaciones gubernamentales de la empresa con los diferentes actores”. Con esa misma lógica se le agregó la tarea de velar por el cumplimiento del Código de Conducta de la empresa. “La posición necesitaba contar con el conocimiento de las leyes y de las diferentes normativas aplicables, pero con un gran énfasis en la comunicación y en el relacionamiento”, explica.

Francisco Barreto dirige no sólo el trabajo de los abogados, sino también el área de asuntos públicos, prensa y comunicación, seguridad y responsabilidad social empresaria de DirecTV. “Empecé en la compañía en 2001. Era el gerente de legales. En 2009, ya con el cargo de director y con la llegada de un nuevo CEO, se rediseñó el área”, cuenta. Un management “más sofisticado” y el tratamiento de la Ley de Medios abrieron paso raudo a esa transformación.

Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

2 COMENTARIOS

  1. Hola Pedro, revelador tu artículo. Desde hace años también los abogados se han dedicado al periodismo en gráfica, radio y TV. En los primeros diarios del país, en muchos casos los periodistas habían estudiado leyes y escribían sobre política y economía. Los comunicadores formados en la universidad, y en particular los periodistas especializados en economía y negocios, tenemos una profesión muy joven… y bastante devaluada por cierto.

  2. no me parece. será, mejor dicho, que los periodistas deben aprender más sobre asuntos públicos. o bien tener estudios de posgrado en algo relacionado a marcos regulatorios y demás… pero no estoy de acuerdo!

Deja un comentario