El caso Varsky o el modelo del periodista pulpo

14
496

Los que me conocen saben que si cito a Juan Pablo Varsky no será para hablar de deportes, algo que para mí se reduce a mis 20 kilómetros semanales de trote al borde de la Plaza Sicilia. Saben que si hablo de uno de los periodistas deportivos más valorados de Argentina entonces es porque vale la pena. Resulta que Varsky encarna para mí el modelo del periodismo del futuro, en el que los medios no son los tradicionales (radio, televisión, periódicos, Internet, etc.) sino que el medio es uno mismo.

Hace una década me dijeron que “la empresa es uno mismo” y ahora lo veo Varsky haciendo lo mismo que todos deberían estar haciendo. Y me incluyo. Muchos de los que leen este espacio son estudiantes de periodismo o graduados que luchan por posicionarse y mantenerse con los sueldos de los medios tradicionales, y por eso estaría bueno detenernos a pensar que contentarse con el salario en un medio, aún con aspiraciones a crecer y seguir creciendo ahí adentro tal vez no sea buen negocio.

¿La solución? El modelo del periodista pulpo, o más fácil, el modelo Varsky. Consiste en más o menos los siguientes 6 puntos:

1. Encontrá tu nicho.

Ser un periodista estrella y destacarte en todos los ámbitos llega con décadas de constancia. No busques eso ahora, más bien encontrá tu nicho en el cual destacarte, estudiá sobre el tema y tené constancia. Recordá los siguientes principios (los aprendí la semana pasada charlando con un empresario): Dirección, velocidad, precisión. Primero elegí y rompete el bocho pensando a dónde querés ir. Cuando fijes una meta tratá de avanzar lo más rápido posible y hacerlo con constancia. Y, por último, tratá de que sea lo más preciso posible. Es importante volverte referente en un tema pequeño y concreto, pero tampoco dejes de leer o interesarte en la realidad. Varsky habla de deportes, pero sus temas preferidos desde chico son política y economía.

2. Transformate en tu propio medio.

Nunca pienses que trabajas “en la redacción de” o que eres “columnista de”. La clave es ser un medio propio, no ser cautivo de ninguno tradicional y rechazar los acuerdos de exclusividad que no te convengan. En La Nación, Varsky escribe en forma “especial para LA NACION”. No está “en” ninguna fucking redacción.

3. No le tengas miedo al dinero.

“Ganar dinero no es delito”, le dijo Varsky en su cuenta de Twitter a un seguidor que lo increpó. Si querés ganar dinero primero debes pensar que no es delito ni pecado tener o querer tener dinero. Hay que venderse, darse a conocer y si te miran mal porque promocionás un libro o una nota que te esforzaste en conseguir no les des bola. El marketing no es un delito. En los medios siempre hay rondeando celosos o envidiosos que pretenden con falsa moral cuestionarte. Es parte del juego. No tengas miedo en dar a conocer tu trabajo.

4. No te olvides que el prestigio se construye con valores.

Querer tener dinero, vender un espacio y hacer lo posible para darte a conocer no quiere decir que pierdas el Norte. Podés tener hashtags patrocinados, auspiciantes en tus columnas de radio y demás, pero si eso va a hacer que cambies tu forma de pensar estás en el horno. Un periodista vendido tiene poco valor real y no es sustentable en el tiempo.

5. Utilizá las nuevas tecnologías.

Como Varsky que tiene 40 años y usó antes que muchos a Twitter para ganar 50.000 pesos al mes, en las redes sociales está la clave para hacerte tu espacio y buscar patrocinadores. La mayoría de los periodistas considerados “serios” son personas con alma bohemia y espíritu viejo que no entienden de qué va el presente y el futuro de Internet.

6. Se multi-media.

Como Varsky que escribe en La Nación, participa en programas de TV, está a la mañana en el programa “No Somos Nadie”, por la Rock & Pop (95,9), maneja su cuenta en Twitter y ofrece contenidos para otros medios y empresas, así debería ser tu camino. Por eso es periodismo pulpo. Una sola cabeza y un solo prestigio para diversos medios, los tentáculos.

7. Se ambicioso.

“Quiero ser presidente de la nación”, dijo Varsky. Se ambicioso aunque en la justa medida. Y se paciente. El éxito es tener que correr los objetivos hacia delante porque los vas alcanzando. Eso quiere decir que no hay que ponerse objetivos descabellados. Que hay etapas. Mientras tengas clara tu dirección, lo importante es avanzar.

Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

14 COMENTARIOS

  1. Interesántisima la Nota Perdro!!

    Creo que muchos de los que lo increpan a Varsky en realidad lo envidian por haber visto una oportunidad y sacado ventaja de ella.

    Como dice en sus manuales Philip Kotler “La función del Marketing es convertir las necesidades sociales en oportunidades lucrativas.” Y efectivamente hoy hay una necesidad imperiosa de estar conectados bien sea por medios tradicionales o no. Vivir del periodismo no es cosa fácil, con lo cual todo vale (éticamente hablando) para hacer viable dicha tarea!

    Muy buena la nota, de verdad! Te sigo!!

    Besos!

    Flor

  2. Excelente nota, Pedro.
    Los pasos, adaptados son muy aplicables fuera del periodismo.
    El futuro significa cambio de paradigmas, como muy bien lo mostrás.
    Trataré de postear o tweetear la nota (cuando me meta un poco más en el futuro, claro)
    Abrazo
    Ernesto

  3. Pedro, te dejo parte de la entrevista que tuvo Varsky con la Revista Gestión, en la que habla de cómo trabaja:

    Un negocio de exportación
    “El fútbol argentino es netamente exportador, y esa tendencia no va a cambiar porque, para retener a las mejores figuras, los clubes deberían tener más fortaleza económica. Y están lejos de tenerla, por la sencilla razón de que sus ingresos, aunque hayan registrado una recomposición por los derechos de transmisión y ahora reciban más dinero, no pueden retener a futbolistas porque la tentación del mercado europeo es irresistible. Un club europeo puede ofrecer un contrato de US$ 1 millón por año, y ninguno argentino está en condiciones de pagar esa cifra.

    Pero hay otras variables que contribuyen a que siga siendo un negocio de exportación. Una de ellas, si bien tiene poco que ver con el fútbol, es la situación social del país. A veces, al vender un jugador, el club resuelve con esa operación los problemas económicos del jugador y de su familia. Otro motivo es el hecho de gozar de un pasaporte comunitario, que amplía la cantidad de plazas a las que puede ir un jugador argentino. Eso lo hace más valioso, y más fácil es su incorporación porque no ocupa plazas extranjeras.

    También es habitual que un club se vea obligado a vender jugadores porque así cubre los déficits generados por otras actividades. Suele tener compromisos sociales, vínculos con el barrio, un colegio, un equipo de básquet, una cancha de bochas, canchas de tenis. Con todo eso pierde plata. Y no puede aumentar la cuota, porque si lo hace los socios se van”.

    Problemas de la dirigencia
    “Los dirigentes de los clubes son los que negocian la compra y venta de jugadores, y es el rubro en el que tienen más margen de autonomía, aunque en los últimos años ha sido recortada por la irrupción de intermediarios y representantes, que a veces hasta les ‘marcan la cancha’. Y en materia de derechos de televisación, el que maneja el negocio es Julio Grondona. Entonces, si bien el dirigente tiene un rol que presupone capacidad de gestión y autonomía para tomar decisiones, en la práctica no es tan así. Por otro lado, a la pérdida de jugadores se suma la presión del hincha: ‘Tenemos que comprar jugadores’, ‘Tenemos que salir campeones’. Y como los campeonatos son cortos, promueven la intolerancia y agotan rápidamente la paciencia.

    Los factores adversos son muchos, y el dirigente debe convivir con ellos. Pero creo, también, que la mayoría tiene un nivel de preparación inferior al que semejante rol exige y demanda. No es suficiente con que pase ocho horas en el club por una legítima pasión. Hoy, el dirigente debe tener conocimientos de marketing, de economía, hablar más de un idioma. Pocos clubes han logrado eso, y a esos clubes les va mejor que al resto: Lanús, Estudiantes, Vélez. Sus dirigentes son jóvenes, y se han preocupado por capacitarse y volcar lo que aprendieron a una dinámica muy especial. Para ser un buen dirigente ya no alcanza con la pasión”.

    El rol del manager
    “Su función tiene que estar bien delineada, pensada en función del todo, con responsabilidades específicas. El técnico tiene que ocuparse de armar el equipo, y el manager del plantel. Y aprender a no gastar más de lo establecido en su presupuesto. Hoy, el entrenador pide 10 jugadores y se los dan. Pierde cuatro partidos, renuncia o lo echan, y el entrenador que lo sucede hereda un plantel que no ha sido elegido por la dirigencia, y el club carga con 10 contratos nuevos. En cambio, si el manager entiende de fútbol y trabaja junto con la comisión directiva, atiende las necesidades del técnico y las del club”.

    Socios versus hinchas
    “Los clubes grandes tienen un estándar de obligaciones y exigencias más alto, pero a mi juicio tampoco reconocen sus limitaciones. Y terminan dando manotazos de ahogado. Por lo tanto, creo que los dirigentes tienen que hablar claro. Aunque el fútbol sea lo más importante, también deben pensar en los 400 socios vitalicios que usan la cancha de bochas.

    El tema es delicado, porque prevalece la función social del club. Supongamos que un equipo gana el campeonato, y que después la situación financiera se complica. No es un problema del equipo de fútbol, sino del club. Los empleados protestan porque no les pagan, y los socios sufren porque reciben menos beneficios. Así se armaron los clubes en la Argentina, y creo que esa composición es imposible de modificar.

    No estoy en contra de las sociedades anónimas deportivas, pero tampoco se les puede pedir una función social, y la relación que importa es con los hinchas, que quieren resultados deportivos. Es sabido que aquí, en la Argentina la proporción entre hinchas y socios es de 100 a 1; en otras palabras, por cada 100 hinchas hay un socio. Pero el club tiene un vínculo con el socio, con el barrio. La colonia de vacaciones de Independiente no se financia con los 20 pesos que paga el socio, y es algo que no se le puede quitar, como no se le puede quitar el colegio para los hijos. También en eso debería pensar un poco más el socio, en lugar de increpar al dirigente de turno cuando el equipo pierde cuatro partidos.

    Pero nunca vi una manifestación para que arreglen los baños del estadio. El dirigente que le habla más al socio que al hincha debería ganar una elección, pero no es lo que suele ocurrir porque hay muy pocos socios que se comprometen con el club. El hincha tiene un vínculo con el equipo, no con el club. Y, aunque al hincha no le importe el club, al dirigente debería importarle.”

    ¿A quién le interesa?
    “En Europa, la fuente de ingresos más poderosa son los derechos de televisación. Aun así, en España, donde los clubes negocian individualmente, existen desigualdades: Almería, por ejemplo, recibe 12 veces menos de lo que recibe el Real Madrid. Yo prefiero el modelo inglés, o el alemán, donde es la Federación la que negocia un paquete, y después reparte.

    Otra vía de ingresos es el marketing. Pero en la Argentina el mercado es muy chico. River lanza la nueva camiseta de Gallardo y no le genera una suma de dinero significativa. Y por más agresiva que sea una campaña para sumar socios, la aguja no se mueve. Más allá de la venta de jugadores, el fútbol argentino ni siquiera tiene una venta de entradas fuerte. Ahora, los partidos transmitidos por la televisión pública les quitarán público a los estadios. Y los dirigentes se consolarán pensando en que una eventual pérdida de espectadores se compensará con lo que ganarán por los derechos de televisación. El fútbol argentino tampoco recibe ingresos por derechos de televisación al exterior. En realidad, nuestro fútbol no le importa a nadie, y es así porque, con excepción de Verón y Riquelme, los mejores futbolistas argentinos juegan en el exterior. Y si encima los partidos empiezan a cualquier hora, y los entretiempos duran 25 minutos…”

    Modelos distintos
    “El Manchester United es un club exitoso, con una imagen mundial muy penetrante. Organiza giras por Singapur, conquistó el sudeste asiático, Japón, China; pero Malcolm Glazer, su propietario, debe US$ 1.000 millones. ¿Dónde está el negocio? La deuda, en sí misma, no es algo malo, pero lo que ocurre es que el fútbol es un negocio de expectativas. Cuando alguien paga US$ 60 millones por un chico de 21 años no está desembolsando ese dinero por lo que vale, sino por lo que puede llegar a valer, y en esa apuesta es posible ganar o perder mucho. En Europa hay dueños de clubes que responden con su patrimonio, piden créditos. No es el caso del fútbol argentino, porque los clubes son sociedades sin fines de lucro. De todos modos, aunque no sean sociedades anónimas, pueden administrarse como una empresa.

    También hay diferencias en términos de mercado. Aquí existe el mercado argentino, allá el mercado europeo. La globalización se manifiesta en Europa, aquí no. No es lo mismo Chile que la Argentina, o la Argentina que Brasil; no son mercados futbolísticamente interrelacionados. Es posible que algún futbolista chileno venga a jugar el campeonato argentino, y hay futbolistas argentinos que compiten en Chile. Pero no hay un pasaporte comunitario. En Europa, el mercado es todo el continente. Son dos escenarios completamente distintos. Pretender que acá funcionen las cosas como allá es imposible.”

    Una máquina imparable
    “Hace poco, Michel Platini, el presidente de la UEFA, hizo declaraciones. Decía que las cifras que pagaban los equipos eran ‘obscenas’, en cierto punto, a mi juicio, sin entender cuál es el negocio que hay atrás. Si me preguntan si esto es una burbuja a punto de explotar, respondo que no lo creo, porque siempre habrá un deseo de consumir fútbol. El mercado es enorme. ¿Puede haber un tope salarial? Tal vez. ¿Puede haber una amenaza, un lockout como el de la NBA, que está mucho mejor organizada que el fútbol? Me parece improbable. La máquina del fútbol no se puede parar. A lo sumo habrá algún empresario que se quede en el camino. Además, el fútbol da estatus, da prestigio. Abramovich era un empresario próspero, pero no lo conocía nadie hasta que llegó al Chelsea. Mientras haya tipos con US$ 10.000 millones, y ganas de poner 500 millones en un club, todo seguirá más o menos igual. Por eso no creo que la burbuja explote”.

    Liderazgo por convencimiento
    “El principal capital del líder es el respeto y la credibilidad. Todos: el capitán, el entrenador y los dirigentes tienen que ser creíbles. Todos tienen que dar mensajes claros, sin temor a comunicar malas noticias, sin ventilar cuestiones privadas del grupo. Y también es crucial la capacidad para manejar grupos, que es una función clara del entrenador. Porque un entrenador puede ser un genio de la táctica y de la estrategia, pero si tiene mala relación con los jugadores, los jugadores no trabajarán por él. El liderazgo se ejerce desde el convencimiento, el respeto y la credibilidad. No creo en el liderazgo por temor ni por imposición”.

    Manejo de “estrellas”
    “En un equipo, lo más importante es que el todo sea más que la suma de las partes. ¿Cómo se logra ese objetivo cuando en el equipo hay 10 estrellas? Puede ser más fácil lidiar con una o dos estrellas, y ocho jugadores compatibles y complementarios, que con 10 estrellas. Y también hay que atender a las necesidades del equipo. El Real Madrid, por ejemplo, cometió un gran pecado al contratar a David Beckham. Tenía a Figo, el mejor extremo derecho del mundo, pero llegó Beckham y, a pesar de que su relación con Figo, Zidane, Ronaldo y Roberto Carlos era buena, el equipo se desarmó adentro de la cancha. Figo empezó a jugar fuera de su lugar, y el equipo empezó a perder. Es muy difícil que, en la derrota, los egos de las estrellas se combinenpara rescatar al grupo. Como pasa en la selección argentina cuando juegan Messi, Tévez y Agüero, que no se complementan. Y son tres cracks”.

    La presión del periodismo
    “Es grande, porque el escándalo vende tanto como el éxito. Obviamente, el análisis deportivo debe ser sobre lo que pasó. No creo en las ‘previas’, porque nadie puede anticipar lo que va a pasar. Es fútbol: a los dos minutos expulsan a un jugador, hay un gol raro, se abre el partido, y lo que comienza como un 0 a 0 termina en un 5 a 5. Una cosa es decir ‘el equipo juega mal’, y otra cosa es decir ‘el técnico se tiene que ir’. También es cierto que, a veces, el jugador aprovecha al periodista, y el periodista aprovecha el vínculo con el jugador para mandar mensajes. Es un círculo vicioso, en el que tienen tanta responsabilidad el periodista como el futbolista. Pasa lo mismo con los técnicos: a veces hablan con la prensa sobre las decisiones que van a tomar, sin haber hablado antes con el jugador. El técnico se gana la simpatía del periodista, que no le va a pegar porque le dio un reportaje, pero los jugadores sí. Entonces, el entrenador tiene que elegir ante quién va a quedar bien.”

    El desafío
    “En el fútbol argentino hacen falta buenos gerentes, personas con capacidad concreta y probada para determinadas áreas, pero que no olviden que son sociedades sin fines de lucro, que tienen una responsabilidad social. Es necesario profesionalizar la gestión, que los dirigentes sean rentados, que haya un gerente de finanzas y un responsable de marketing con sueldos acordes a los del mercado, un buen manager. El próximo desafío es ése, pero el ejemplo tiene que venir de arriba. Y con esto quiero decir que primero debe profesionalizarse la AFA”.

  4. JPV está overrated. Si twitear cada 3 minutos da prestigio, ah bueno, así estamos.

    NO SOMOS NADIE es más aburrido que chupar un clavo.

    • Todos los puntos de vistas son válidos, pero el prestigio en twitter lo dan los seguidores. Varsky tiene al día de hoy 163.167 en su cuenta personal (@JPVarsky) y 91.318 en la periodística (@VarskySports).

  5. JPV un genio, NSN el mejor programa que puede existir, una bocanada de aire que aporta claridad en esta jungla. Aprendan a escucharlo. Pepe terminelo, va por vos.

  6. Se toma un ejemplo para hablar de los medios del futuro, esto no es así. Varsky hace 50 lucas xq tiene un nombre en los medios, ese nombre lo logró a través de la tele, donde empezó porque la madre era dueña o algo cercano de un canal de cable.
    Si Varsky no tendría un nombre en los medios, no hace ni un centavo en twitter, por más inteligente que sea.
    Quisiera saber quien se puede mantener a través de twitter, facebook, un blog o cualquier otro medio personal ?
    El autor de la nota se mantiene a través del blog ? por favor.

    • No estamos hablando de los medios del futuro sino de los periodistas del futuro, que no basan su carrera en un sólo medio o en dos como antaño, sino que se valen de su nombre-marca para crecer. Algunos, como el caso de Varsky, lo hacen tanto que terminan derivando en un medio en sí mismo. De eso habla el post.

      No voy a remitirme a la historia de Varsky porque no viene al caso, pero si fue beneficiado por crecer en un contexto favorable, no le quita mérito al hecho de haberse transformado en un periodista reconocido.

      Gracias por el comentario.

  7. ¿Qué es la Vinchuca?

    Es un insecto hematófago, es decir, se alimenta de sangre. Como todo insecto es ovíparo. Existen más de cien especies de vinchucas y sólo 16 de ellas viven en Argentina.

    ¿Cuál transmite el Mal de Chagas-Mazza?

    En Argentina hay sólo una especie de vinchuca que convive con el hombre en el interior de las viviendas, se alimenta con su sangre y transmite la dolencia en cuestión a través de sus deyecciones: el TRIATOMA INFESTANS. Se trata del insecto vector o agente transmisor o huésped intermediario del Trypanosoma Cruzi.

    ¿Cómo se la llama?

    “Vinchuca” o “vinchuca negra” o “chinche gaucha” o “chinche besucona” o “chupadora” o “voladora” o “barbeiros”.

    ¿Cómo es?

    El cuerpo de una vinchuca adulta está compuesto por tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. La cabeza posee los órganos sensoriales, en el tórax están insertados los órganos locomotores y en el abdomen, el aparato reproductor y las aberturas respiratorias.

    La cabeza es alargada, fusiforme en la mayoría de las especies. Posee un par de ojos compuestos, que son globosos y salientes, un par de ojos menores, los ocelos y un par de antenas, órganos receptores de sensaciones no determinadas.

    Como continuación de la cabeza, pero normalmente plegado sobre la parte inferior se ve una especie de pico recto, el que es tan largo como la cabeza. En la cara ventral del tórax, se insertan las patas que son delgadas y largas. Gran parte del dorso del abdomen está cubierto por las alas. Queda descubierto el conexivo, que es el reborde que rodea el abdomen y se destaca por mostrar manchas transversales claras, característica muy importante para identificar las vinchucas.

    ¿Cómo diferenciarla de insectos similares?

    La diferencia más notoria se observa en el pico, que en las vinchucas es recto y en los otros, curvo. Hay también chinches fitófagas que con frecuencia se confunden con vinchucas, en estos casos el pico también permite diferenciarlos: en las vinchucas es corto y consta de tres segmentos mientras que en las chinches es más largo y de cuatro segmentos. Hay otra forma forma de diferencias a la vinchuca de los insectos que se le parecen mucho. Se la debe colocar con cuidado entre dos papeles blancos, apretar bien y si de sus intestinos sale sangre o una sustancia marrón oscura es una vinchuca. Si sale de color verde o amarillento, se trata de un insecto herbívoro o fitófago.

    ¿Cómo se alimenta?

    Para vivir, la vinchuca se alimenta, desde que nace hasta que muere, exclusivamente con sangre humana o de animal de sangre caliente. Para obtener su ración alimenticia, llega hasta su presa, que generalmente esta inmóvil por el sueño, despliega su trompa e inserta los estiletes bucales en la piel de la víctima. Como la picadura es indolora, el insecto dispone de tranquilidad para sorber durante todo el tiempo que le sea necesario la cantidad de sangre hasta hartarse (que es de alrededor de medio centímetro cúbico cada vez). Como absorbe hasta que está repleta, es incapaz de volar. Por eso regresa caminando lenta y torpemente hasta su refugio habitual. Es impresionante calcular la cantidad de sangre humana o animal que hace falta para alimentar diariamente a los millones de vinchucas que infestan el país. La ingestión de estos insectos tiene una particularidad: se efectúa únicamente de noche. En efecto, las vinchucas solamente cenan. El motivo de este hábito es que rehuyen a la luz. De día nunca salen de sus escondrijos. Se explica de esta manera una frecuente costumbre que se ve en viviendas de zonas rurales: la presencia de luz para ahuyentar las vinchucas.

    ¿Cómo se alimenta?

    Para vivir, la vinchuca se alimenta, desde que nace hasta que muere, exclusivamente con sangre humana o de animal de sangre caliente. Para obtener su ración alimenticia, llega hasta su presa, que generalmente esta inmóvil por el sueño, despliega su trompa e inserta los estiletes bucales en la piel de la víctima. Como la picadura es indolora, el insecto dispone de tranquilidad para sorber durante todo el tiempo que le sea necesario la cantidad de sangre hasta hartarse (que es de alrededor de medio centímetro cúbico cada vez). Como absorbe hasta que está repleta, es incapaz de volar. Por eso regresa caminando lenta y torpemente hasta su refugio habitual. Es impresionante calcular la cantidad de sangre humana o animal que hace falta para alimentar diariamente a los millones de vinchucas que infestan el país. La ingestión de estos insectos tiene una particularidad: se efectúa únicamente de noche. En efecto, las vinchucas solamente cenan. El motivo de este hábito es que rehuyen a la luz. De día nunca salen de sus escondrijos. Se explica de esta manera una frecuente costumbre que se ve en viviendas de zonas rurales: la presencia de luz para ahuyentar las vinchucas.

    Cómo detectarla?

    En las viviendas, la presencia de la vinchuca es relativamente fácil de descubrir: numerosas deyecciones de color blanco amarillento y negro salpican las paredes.

    ¿Dónde habita?

    En gallineros, palomares, conejeras, dormideros protegidos de otros animales, cuevas, nidos, etc.

    Si consideramos la vivienda del hombre, vemos que no cualquiera es elegida por la vinchuca. Elige las que tengan características especiales, favorecedoras de sus hábitos. El insecto se refugia principalmente en las grietas de los pisos y paredes, detrás de muebles u objetos nunca cambiados de lugar, zonas que no son periódicamente aseadas, debajo de la cubierta de techos o paredes que ofrezcan resquicios, especialmente entre el “empajado” de quinchos y ranchos y en las soluciones de continuidad de paredes de adobe mal embarradas o sin revocar. Los depósitos poco removidos, donde se guardan aparejos, cojinillos diversos, baúles y cajones, gozan también de su predilección. Durante las mudanzas o cambios se favorece la dispersión de la vinchuca, que llega así a nuevas casas que se suponen relativamente aisladas.

    Anécdotas:
    “En el norte argentino, la carrera de vinchucas era algo común y corriente. Los más chiquitos tomaban a los bichos y los guardaban en cajas. Por la noche, con la complicidad de las penumbras, los soltaban y los azuzaban con luces de velas. Y los insectos correteaban quien sabe hasta donde para huir de los destellos. Ganaba el más veloz y seguro que por ahí perdía alguno de los chicos traviesos: si alguno recibía una picadura, podía metérsele en el cuerpo el Mal de Chagas”.
    “Los chicos usan las vinchucas como bolitas porque luego de alimentarse ellas engordan y parecen bolitas”.

    Espero que mi aporte les haya sido util.

Deja un comentario