Los medios en Haití después del terremoto (informe)

0
171

Es un poco triste que poco sepamos hasta el terremoto qué medios tiene o tenía Haití. Quizá sepamos un poco más de República Dominicana, su vecina en la Isla Española, y seguramente el idioma haya tenido que ver. Para saber algo más e intentar ayudar, les paso un informe reciente sobre los medios de Haití y su periodismo que fue presentado en Oranjestad, Aruba, en el encuentro de medio año de la SIP. Dice lo siguiente:

Aunque la reputación de Haití en cuestiones de libertad de prensa no ha sido muy impresionante, pese a contar con una constitución que prohíbe la censura excepto en el caso de guerra, el país ha hecho progresos significativos en los últimos años, particularmente en lo que se refiere a la lucha contra la impunidad. En el 2008, el presidente René Preval creó la Comisión independiente en apoyo de las investigaciones de asesinatos de periodistas, junto con el grupo de derechos de medios SOS Journalistes, a fin de ocuparse seriamente del procesamiento de los que asesinan a periodistas por realizar su trabajo.

Haití es el país más pobre del hemisferio occidental. El país es propenso a los desastres naturales. En el 2008 cuatro fuertes huracanes causaron centenares de muertos y destruyeron los hogares y el sustento de millones de personas.

El 12 de enero del 2010, un devastador terremoto de magnitud 7.0 (USGS) golpeó Haití con réplicas sísmicas de 5.9 y 5.5 en las primeras horas después del temblor. Según los últimos estimados del gobierno haitiano, más de 217,000 personas murieron y 300,000 recibieron lesiones.

En Leogane, unos 20 kilómetros al oeste de la capital, Puerto Príncipe, y epicentro del terremoto, entre el 80 y 90 por ciento de los edificios fueron destruidos. Entre los edificios públicos que se derrumbaron como resultado del terremoto en Puerto Príncipe se cuentan la sede del Parlamento, el Palacio de Justicia, la sede de Hacienda y la prisión, junto con escuelas y hospitales. La destrucción de la capital significa también que las elecciones legislativas planeadas para el próximo mes, y una elección presidencial prevista para noviembre, también tendrán que ser pospuestas. Dado el grado de esta destrucción se han paralizado las estructuras para continuar investigaciones sobre crímenes cometidos contra periodistas, así como sobre los crecientes niveles de ataques contra los medios por funcionarios de la Seguridad del Estado a finales del 2009.

Toda la estructura de comunicación en Haití se ha afectado sensiblemente, lo que limita la diseminación de información humanitaria vital, en especial para poblaciones migrantes dentro y fuera de la capital. Evaluaciones han reafirmado la necesidad de llenar el vacío entre las organizaciones humanitarias y la comunidad local de medios para asegurarse de que la información vital llega a la población de Haití.
Más allá de estos incidentes, el principal punto focal de atención se ha centrado alrededor de las pérdidas masivas del personal de los medios después del terremoto.

Treinta y un periodistas murieron y por lo menos 13 quedaron heridos. La mayoría de los edificios de los medios fueron destruidos o quedaron seriamente dañados en las cuatro ciudades principalmente afectadas, con pérdidas masivas de su equipamiento.

El terremoto dañó o destruyó muchos edificios sede de los medios así como equipos de trasmisión, prensas y computadoras. Al quedar cerrados muchos negocios que compraban anuncios, se ha destruido también la base financiera de la industria. Algunas líneas aéreas y compañías inalámbricas continúan anunciándose, y algunas organizaciones de ayuda han comprado avisos de servicio público. Pero a muchos otros sectores que compraban publicidad en radio o medios escritos les llevará meses o años restablecerse. Eso podría traducirse en una prolongada caída en picada de los ingresos de la industria por concepto de publicidad.

El semanario francés Courrier International ha invitado a donantes a prestar ayuda al periódico más antiguo de Haití, Le Nouvelliste, que desde el 12 de enero carece de prensa. La primera edición especial del diario, luego del terremoto, fue publicada con una obsoleta prensa de propiedad privada. Según Max Chauvet, director del diario Le Nouvelliste, técnicos venezolanos se encargan ahora de evaluar el estado del equipo de Le Nouvelliste.

Le Matin, el segundo periódico del país, con sede en la capital, solía emplear a 30 personas para publicar un diario que llegaba a unos 7,000 suscriptores. Desde el terremoto, el periódico ha tenido que despedir a la mitad de su personal, y recortar los sueldos en cerca de un 50 por ciento. Por el momento sólo publica en internet.

El único periódico de Haití exclusivamente en creole ha desaparecido bajo los escombros del terremoto del 12 de enero. Las oficinas de la publicación bimensual Bon Nouvel (buenas noticias) quedaron destruidas en Puerto Príncipe, al igual que las instalaciones de La Phalange, una imprenta especializada en la producción de libros y documentos en creole.

En Puerto Príncipe, de un total de 50 radioemisoras que existían antes del sismo, sólo funcionan cerca de una docena. Después del terremoto una de las principales radioemisoras, Radio Métropole, siguió trasmitiendo solamente en línea, al igual que Radio Kiskeya, otra de las estaciones más populares de la capital. Signal FM, Caraïbes FM y la rama local de la estación pública Radio Francia Internacional eran las únicas tres estaciones que se mantuvieron en el aire inmediatamente después del terremoto.

Sin embargo, gracias a la ayuda de técnicos extranjeros y de medios de noticias, entre ellos Radio France, una semana después del temblor ya operaba un total de 20 estaciones. Entre éstas se cuentan Vision 2000, Radio Lumière, Radio Solidarité, Mélodie FM, Radio One y Radio Boukman, con sede Cité-Soleil, la zona más pobre de la capital. La estación de la misión de la ONU, Radio Minustah, empezó a trasmitir el 18 de enero. Radio TV Ginen, Radio Soleil, Radio Ibo, Tropic FM y muchas pequeñas radioemisoras comunitarias fueron totalmente destruidas. Radio Nationale, la radio estatal, comenzó a difundir a través de su televisora hermana.

En Leogane, cuatro estaciones de radio funcionan actualmente de alguna manera, mientras otras ocho están destruidas: Radio Amicale, Radio Compas, Radio Touche Dous, Cool FM, Anacaona, Tele Top Canal, Radio Top y Force FM.

En Petit-Goâve, 15 estaciones de radio han unido fuerzas bajo la sombrilla de “DES Médias de Pequeno-Goâve de Réseau”, lo que les permite producir y transmitir diariamente un programa compartido de tres horas y media. Han quedado destruidas cinco estaciones de radio: Radio Men Kontre, Radio Solidarité, Radio Heritage, Radio Kopha Pierre y Radio Echo 2000.

Los medios de comunicación en la ciudad costera meridional de Jacmel también han sufrido pérdidas importantes. Radio Tele Diffusion Jacmelienne fue barrida completamente y ahora transmite al aire libre en la plaza principal de Jacmel. Otras cuatro estaciones sufrieron igualmente grandes pérdidas en Jacmel.

En Puerto Príncipe algunas estaciones de radio tardarán un largo tiempo para restablecer su programación habitual. Tal es el caso de Radio Ibo, que transmite actualmente a baja capacidad desde la residencia privada de su director, Herold Jean Francois. Radio Maximum, Magic 9, Radio Tropic FM, Radio Kiskeya, Canal 11 y Radio-Télé Guinen han quedado muy dañadas. La mayor parte de las estaciones de televisión que radican en la capital, cerca de una docena, está todavía fuera del aire. Con todo, algunas de ellas —Télé Métropole y Télé Caraïbe, entre otras— están transmitiendo programas desde estaciones estadounidenses, francesas o latinoamericanas.

Antes del terremoto, Radio Ibo, una de las cuatro estaciones más importantes de Haití, tenía 12 periodistas trabajando las veinticuatro horas del día para producir cuatro programas estelares. Ahora solo tiene siete periodistas en la nómina y el tiempo dedicado a las noticias se ha reducido a dos horas. Sus ingresos han bajado a la tercera parte de su nivel anterior y la posibilidad de encontrar un nuevo lugar, más accesible, para hacer funcionar la estación se torna muy difícil, una vez que el precio de las propiedades inmobiliarias ha subido cinco veces en comparación con el que tenían antes del sismo.

Muchos periodistas haitianos dejado el país desde el terremoto. Para los que se han quedado, el aumento de precio de las propiedades inmobiliarias y los costos de la energía eléctrica han dejado a los medios en un estado precario. Radio Lumiere, una estación de Puerto Príncipe, perdió a sus tres periodistas y hace frente a una crisis financiera de consideración con fondos de reserva casi inexistentes y periodistas que reciben solo la mitad de su sueldo.

La Asociación Nacional de Propietarios de Medios Haitianos (DES nacional Médias Haïtiens- ANMH) explicó que su prioridad es lograr que los medios de comunicación publiquen y difundan de nuevo, no sólo para generar ingresos sino también para evitar una verdadera fuga de cerebros entre los periodistas. “A menos que las sedes de los medios puedan levantarse otra vez, el efecto de la fuga de cerebros se multiplicará rápidamente, pues los periodistas buscarán oportunidades de trabajo en otros sectores o emigrarán”, afirma Max Chauvet, director del diario Le Nouvelliste.

Como muestra de una limitada tregua para alentar los ingresos en el sector de los medios, la ANMH y otra asociación de los propietarios de medios, la asociación haitiana de medios independientes (AMIH), han comenzado un intercambio de servicios de publicidad con el gobierno haitiano. Durante los próximos seis meses, el gobierno trabajará con los medios para intercambiar ayuda financiera para espacios publicitarios oficiales a fin de reactivar el mercado, confiando en que los anuncios privados retornarán para finales del 2010.

Para mantener la atención en la cuestión de la impunidad y los casos de periodistas asesinados, SOS Journalistes volverá a convocar para el 3 de abril a una reunión de la Comisión independiente en apoyo de las investigaciones de asesinatos de periodistas. Esto excluye la conmemoración, el 10 de abril, del 10mo aniversario del asesinato de Jean Leopold Dominique. SOS Journalistes también busca reabrir el debate sobre revisiones a la legislación de Acceso de la Información. ANMH ha estado extremadamente activa al respecto, a fin de garantizar una base más fuerte para la libertad de prensa y la libertad de expresión en Haití.

Entre finales de marzo y mediados de abril, International Media Support organizará una mesa redonda entre todas las partes interesadas del sector de los medios en Haití: periodistas, editores, propietarios de medios, la más amplia comunidad de ayuda de medios internacionales junto con la ONU y organizaciones humanitarias. Este foro será el primero de una serie de discusiones que apuntan crear el espacio para que el sector de los medios analice sus estrategias para el futuro y su papel ante los desafíos de la reconstrucción. La primera discusión abordará el intercambio de información y las experiencias entre los medios, los sectores humanitarios y aquellos relacionados con el desarrollo para identificar las oportunidades y las posibilidades de acciones colectivas encaminadas a fortalecer la capacidad de los periodistas. Una vez que el país se prepara para la estación de fuertes lluvias en abril y la temporada de huracanes en junio, resultará clave el papel de los medios en la reconstrucción de Haití.

Otros hechos relevantes que afectaron a la libertad de prensa en este período:
Hasta el 3 de diciembre del pasado año todavía no se había hecho justicia por completo en el caso de Brignol Lindor, periodista que trabajaba para Radio Echo 2000, quien fue asesinado en Petit-Goâve el 3 de diciembre del 2001. Aunque dos individuos implicados fueron condenados a cadena perpetua en diciembre del 2007, otras siete personas condenadas en ausencia en enero del año pasado, aún se hallan prófugas.
Como consecuencia del terremoto, Constant Junior, el nuevo fiscal de la provincia central de Hinche, murió mientras asistía a una sesión en el Palacio de Justicia. Junior había sido transferido recientemente desde Jacmel a Hinche y atendía el caso por amenazas proferidas por Wilot Joseph, diputado candidato al Senado de Hinche, contra Radio Kiskeya y el corresponsal de la Voz de los Estados Unidos de América (VOA), Sainlus Augustin. Según SOS Journalistes, Sainlus todavía se oculta en Puerto Príncipe y el 16 de marzo recibió llamadas amenazadoras de “gente conectada con Wilot Joseph”.
El 21 de enero, la SIP expresó su preocupación por los intentos de militares de EEUU de desalojar de manera precipitada y secreta a los reporteros internacionales acampados en el aeropuerto sin ofrecerles una base alternativa. Estas acciones se produjeron en medio del creciente descontento en Puerto Príncipe con los países participantes en el esfuerzo de auxilio humanitario, entre ellos EEUU.
El 3 de febrero, tres semanas después del terremoto, infantes de marina de EEUU confiscaron la cámara de Homère Cardichon, fotógrafo del diario Le Nouvelliste, mientras cubría una manifestación de residentes descontentos frente a la embajada estadounidense en Tabarre, Puerto Príncipe.
En febrero, Kertis Emma, corresponsal de Radio Caraibe FM en Cap-Haitien, fue atacada por un oficial de policía mientras reportaba sobre un hecho local. El caso se encuentra ahora en manos de la corte del lugar.
El 15 de marzo, el periodista y secretario general de SOS Journalistes, José Gulyer C. Delva, tuvo otro altercado con el ex senador Rudolph Boulos. Delva había concertado una entrevista con Luis Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mientras Rudolph Boulos se hallaba en el mismo lugar participando en una reunión del sector privado con el BID. Un representante diplomático le dijo a Delva que Boulos no quería que permaneciera en el edificio aunque se permitió el acceso a otros periodistas de Le Matin y Signal FM. Delva protestó y pudo finalmente realizar su entrevista con Moreno.

Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario