La noble diferencia entre la chica de BBVA y ser periodista

13
141
Los bancos hacen cosas que los medios no puede hacer
Los bancos hacen cosas que los medios no puede hacer

Mariana Cavalli es Gerente de Consumo de BBVA Banco Francés, una empresa que mezcla –al menos en Argentina y según mi opinión- la ineficiencia y descortesía propia de los bancos estatales argentinos con la falta de ética y la usura que uno encontraría en una cueva o mesa de dinero de la avenida Corrientes. Al parecer nada ilegal en la Argentina de hoy. No conozco a Mariana Cavalli ni mucho menos, pero me acaba de mandar una carta en la que me ofrece un crédito personal “con las condiciones más convenientes”. Me ofrece sacar un préstamo de 12 mil pesos y pagarlo en 60 cuotas de 466 pesos. Es decir que terminaré pagando casi 28 mil pesos. Es decir, una tasa de interés anual de 44,71%, una clara y absoluta usura. “Una locura”, dirán los lectores españoles, que quizá sean también clientes de BBVA. (Ya saben en donde no invertir).

Pensaba entonces qué fácil es para Mariana Cavalli poner su nombre y su firma en un papel que luego enviará a sus clientes para buscar obtener de ellos un rédito económico absolutamente desmesurado. Lo hace diciendo en que está “pensando en la mejor alternativa para que hagas realidad eso que tanto querés”. Lo hace pensando que la gente es estúpida y que nunca escribiremos este post, y mucho menos en un blog de periodismo. Pero lo hacemos, para explicar qué difícil es ser periodista hoy y cuánto más tener una empresa periodística que pretende ser independiente.

BBVA Banco Francés y su gente pueden darse el lujo de mandar la carta, escribir en ella frases atractivas para engañar y cobrar una tasa de interés vergonzosa sin siquiera mosquearse. Todas estas cosas no podrían ser hechas por un medio y su redactor. Un diario no puede darse el lujo de engañar a sus lectores, o de hacerles creer que lo que dicen es verdad cuando saben que no lo es, no puede cobrar 100 dólares por ejemplar. Un diario tampoco puede hacer como hacen las telefónicas, que cobran precios muy altos por conexiones de banda anchas paupérrimas. Edgardo Alfano de TN o sus pares de otros canales noticiosos no puede poner mujeres al desnudo como hace Marcelo Tinelli para aumentar el ranking. Tampoco puede un diario guardar soja en silobolsas para especular con el precio de la oleaginosa ni aumentar el precio del peaje sólo porque me hice amigo del Gobierno. Ser periodista es complicado, y por eso es tan difícil buscar una solución al quilobo que estamos viviendo en el mundo de los medios.

Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

13 COMENTARIOS

  1. Gracias María Laura! Por supuesto que estaré contando los pormenores si me escribe. Y no quiero que sea una cruzada contra BBVA Banco Francés, pero a un familiar mío le pasó algo muy peculiar: fue a sacar 650 pesos del cajero de BBVA Banco Francés -operado por Banelco dentro de la Universidad del Salvador- y le dio 350 pesos. Hizo el reclamo, pero dicen que NO le pueden devolver el dinero porque cuando abrieron el cajero “no había sobrante de dinero”. Un ejemplo más de cómo muchas empresas europeas (especialmente las españolas) trabajan con “doble estándar” en América Latina y con la única finalidad de tener una rentabilidad altísima: http://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTASIE61L0G120100222

  2. Buena nota Pedro. La usura de los bancos escapa fronteras, de ciudades, países, contienentes. Es un mal al que -parece- tendremos que acostumbrarnos.
    En Chile la cosa no es distinta, a diario llegan cartas con invitaciones a cotizar un préstamo de consumo, y no slo de bancos, de aseguradoras, de tiendas por departamento. Qué negocio.

    Y el periodismo tampoco se escapa. Por acá, por un poco más de rating, nos acostumbramos a noticias hechas a la rápida, sin mucho tiempo para el análisis. Apurados por el minuto a minuto, ganarle a la competencia.
    Llenar la pauta con crónica roja también es un mal que nos aqueja por estos días.

    Saludos!

    • Y sí, sucede en todas las industrias, pero más en algunas. Sí yo pudiera escribir y firmar una nota con la misma deshonestidad intelectual que la mujer del banco mi credibilidad dudaría unas pocas horas. Pero sucede, y muchos se ven obligados a hacerlo. Gracias por el comentario desde Chile!

  3. Hola Pedro, primero que nada, felicitaciones por tu trayectoria y por este espacio; el mejor de los éxitos en tus emprendimientos.
    Lo que contás es cierto, que te mientan de la manera que lo hacen con tanta impunidad da mucha bronca. Está bueno que lo publiques.
    Pero lamentablemente de este accionar no está exento la prensa, o buena parte de ella.
    Hoy más que nunca -o puede que haya sido siempre así- los intereses económicos parecen primar por sobre la ética y así vemos colegas de enorme trayectoria engañando a la sociedad con información falsa. Como bien mencionás en otro post (“Casos de estudio: el día que a Clarín le faltó un “plan de crisis”) coincido que no se deben dirimir cuestiones personales mediante un producto como es la información.
    Entiendo las necesidades de conservar un trabajo, pero la responsabilidad del periodista para con la sociedad es demasiado importante como para dejarla de lado. Nuestra credibilidad está en juego. Si no, al menos no nos llamemos hipócritamente “periodismo independiente” o digamos “a mí nadie me presiona ni me dice lo que tengo que poner”, como muchos me dicen.
    Saludos

    • Lamentablemente es cierto lo que decís Daniel, y espero que después de este “sacudón” por la ley de medios y demás todo empiece a acomodarse. En realidad es lo único que le queda a los medios, porque sin credibilidad no hay mucho que aportar (ni que vender). Yo tengo cierta fe hasta en los medios del interior y en los más chicos, creo que ahí, si bien falta un poco más de oficio según el caso, todavía hay muchas ganas. Un abrazo y gracias por comentar el blog. Muy buena las entrevistas que subis a http://elcomunicadordigital.blogspot.com/ quedan todos invitados.

  4. Sí Pedro, como decís, hay que tener esperanza en la nueva camada y pelear por un periodismo serio y con credibilidad.
    Gracias por tu mención sobre mi blog.
    Abrazo.

    • Yo creo que sí, que va surgiendo una nueva camada que estudió periodismo y no abogacía u otras yerbas, que cuando vayan ocupando puestos gerenciales van a hacer otra cosa mejor que lo que están haciendo los medios actuales, al menos en Argentina. Lamentablemente en estos años estamos viendo el peor periodismo de años, en especial en medios que solían ser buenos como Clarín y La Nación (sin hablar de los oficialistas, aunque no los lea mucha gente). UN abrazo y gracias por el comentario.

    • Es cierto que hay mucha crítica en una sóla anécdota (todos caemos a veces una visión sin medias tintas) y es cierto que ha sufrido mucho la banca española y mundial, aunque nunca tanto como la gente que es víctima de sus poco claras políticas. De todas formas, la usura es la usura, y al menos algo tiene de bueno: hace espantar a la mayoría de las personas del crédito, que -como quedó claro en España este invierno- si es barato y no está asociado a un crecimiento real de la economía, termina como terminó. Un abrazo y gracias por el comentario.

Deja un comentario