Don Carlos... ¿me blanquea? Muchos lo habrán odiado, pero el mensaje llegó del otro lado
Don Carlos... ¿me blanquea? Muchos lo habrán odiado, pero el mensaje llegó del otro lado

Después de todo, no es como dice Cristina, que “no se comunican bien las acciones de Gobierno”. Al fin de cuentas, la propaganda de Don Carlos ha sido tan efectiva que no recuerdo otra tan efectiva lanzada por la Nación desde el “Menem lo hizo”, que todavía resuena en nuestros oídos. Don Carlos es un fenómeno, es decir, que hay que analizarlo bien. No sabemos si fue decisivo para que Argentina se convierta en el único paíse de la región en donde aumentó la recaudación fiscal en medio de la crisis, y por eso hago un copy-paste del texto de nuestra colega Ximena Casas, de El Cronista Comercial. Una buena nota para tener de referencia, divertida para terminar con la semana. Imperdible el recu. Salutes!

Don Carlos, del comercial de la AFIP a estrella de Internet

El personaje de “don Carlos” el dueño de una pyme que decide “blanquear” a sus empleados –tudo bom, tudo legal, dice para comunicar la noticia– viene sumando fans y detractores en la Web: desde grupos de amigos que suben a YouTube versiones caseras del aviso y grupos en Facebook donde lo insultan hasta una página de venta de remeras online que se apuró a lanzar un modelo con su cara y la frase “estamos contentos”, uno de sus hits.

Este empresario ficticio consiguió generar una intensa polémica online. “¿Y todos los años sin obra social, aguinaldo y vacaciones?”, se indigna una de las chicas del grupo “Odio a don Carlos” en Facebook. También en Facebook “Don Carlos es un pelotudo” tiene 33.000 fans. Desde la agencia de publicidad que creó el comercial aseguran que la alta repercusión del spot –donde la AFIP promociona planes para el blanqueo de empleados– se deben a su realismo. “Sabíamos que iba a pegar”, cuenta Gonzalo Henestrosa, director de la cuenta de la AFIP en la agencia Braga Menéndez. “Buscábamos un realismo total, al estilo neorrealismo italiano. Se filmó en una pyme de verdad, en Tigre, con obreros. Del grupo de empleados que aparecen solo uno es actor”, agrega.

El comercial empieza con un diálogo entre “don Carlos” y su contador: “¿Cuándo entró Tito? En febrero de 2003 ¿Cuántos son? Son ocho”. Cuando el espectador supone que esos empleados serán despedidos, el empresario devela el misterio: “Bueno muchachos, lo que les vengo a decir es que desde hace cinco minutos están todos en blanco… A partir de ahora tudo bom, tudo legal. No lo habíamos hecho hasta hoy porque las cosas estaban bravas y queríamos salvar el boliche. Estamos contentos”. Se ven caras de felicidad y uno de los operarios que se anima con un “bien, don Carlos”.

Las frases pegaron mucho entre el público sub-20 y son fruto de una larga discusión entre los creativos que querían que el diálogo fuera creíble. “Buscamos lo que realmente diría un pequeño empresario, en su jerga, y que fuera simpático. Es curioso porque me encuentro con gente que se lo sabe de memoria”, detalla Henestrosa. Más allá de las críticas, que se centran en el tiempo que el empresario mantuvo a sus empleados en negro, en la agencia están satisfechos con el éxito del personaje. “Es algo distinto para lo que es un organismo público; una forma de ablandar la comunicación con la gente. Se ve la problemática de una pyme en serio”, explica Henestrosa. Mientras la figura de “don Carlos” crece en Internet, su aviso ya no está en el aire. Pero ahora que la AFIP decidió prorrogar hasta fin de año el plazo para que las empresas puedan blanquear a sus empleados, nadie descarta su vuelta con una segunda parte del comercial.

La remera de Don Carlos, muestra del éxito de la campaña
La remera de Don Carlos, muestra del éxito de la campaña

Don Carlos es bien Argento
“¿Si me reconocen por la calle? Claro, me gritan ‘ahí viene don Carlos’. Hasta hay gente que me para y me pregunta cómo es el tema del blanqueo. Yo les digo ‘flaco no tengo idea, soy un actor’. En mi vida me pasó algo así con un comercial’”, cuenta Mariano Argento, el actor elegido para hacer el papel de “don Carlos”. Además de hacer comerciales, Argento tiene una larga trayectoria televisión y en cine. Trabajó en las tiras Amas de casa desesperadas (Canal 13), Vientos de agua (Canal 13), Mujeres asesinas (Canal 13) y Buenos vecinos (Telefé), entre otras, y dirigió dos cortos: Amigos de la infancia y Plan C. Pero el reconocimiento le llegó con el comercial de la AFIP. Asegura que en la calle todos los comentarios le llegan con buena onda. “En Internet hay 15 mil que me insultan y 4 mil que me felicitan como actor –se sorprende–. En la calle me gritan ‘che, poneme en blanco’ o me preguntan cómo resolver su situación. ¡Creen que trabajo en la AFIP!”. Actualmente, a Mariano Argento se lo puede ver en la última película de Campanella, El secreto de sus ojos. “Hago un lindo personaje. Pero con bigotes y el pelo tirado para atrás no me van a reconocer”, asegura.

Compartir
Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

1 COMENTARIO

  1. Acá la posta de como se hizo el comercial de Don Carlos
    http://www.paparruchada.com/2009/08/exclusivo-como-se-hizo-la-publicidad.html
    Y el verdadero mensaje que don carlos quiso comunicar a sus empleados http://www.youtube.com/watch?v=SiLrN5fOyu8
    Uno de los pocos comerciales donde realmente sentí verguenza ajena. Y pobre el actor, no encuentra laburo ahora luego de meterse en la piel de este personaje que en su vida pisó afip e intentó hacer un trámite.

Deja un comentario