De civil, el autor de "Long tail", se anota entre quienes quieren cobrar por los contenidos online.
De civil, el autor de "Long tail", se anota entre quienes quieren cobrar por los contenidos online.

El editor de la revista Wired, Chris Anderson, advertió en una larga entrevista publicada en el diario británico The Guardian y replicada por el español ABC que los periódicos deben buscar servicios y contenidos por los que puedan cobrar y así poder mantener su negocio. En este sentido, el también autor del libro «Free» considera que los editores tienen que decidir lo que quieren ofrecer en abierto y el contenido que han de desarrollar para ganar dinero. The Guardia había publicado una nota similar sobre el tema en mayo. Todo en su excelente blog sobre Digital Media.

Anderson, conocido en el mundo de internet por la economía «long tail» (larga cola), entiende que ha sido ahora, cuando la industria periodística se encuentra en una situación económica difícil, cuando los editores se han percatado de que fue un error no cobrar por los contenidos cuando lanzaron sus ediciones digitales.

Los grandes beneficios obtenidos por las empresas informativas en el siglo XX estaban basados, a su juicio, en la escasez y en el monopolio que tenían de la publicidad -los anunciantes pagaban grandes cantidades de dinero por acceder a la audiencia masiva de los medios-, sin embargo en internet esto ha cambiado y esas empresas han perdido ese monopolio. «La mayoría de la gente escribe por atención (la economía de la atención de la que hablan varios autores) más que por dinero”, dice.

Anderson asegura que los periódicos se equivocan a la hora de plantear su futuro. El debate se ha centrado hasta ahora entre optar por un modelo gratuito o «por un modelo de pago, sin embargo hay una tercera opción, que es lo que este autor denomina como «freemium». No se trata de cobrar, sino de elegir el tipo de contenido especializado por el que los lectores estarán dispuestos a pagar y, a partir de ahí, desarrollar servicios «premium».

Muchos periódicos miran ya el modelo de The Wall Street Journal. Este periódico combina el contenido libre (de acceso gratuito) con informaciones especializadas en economía que ofrece bajo suscripción. Y es en este ámbito, en el de la especialización económica, donde está poniendo el acento ya que es ahí donde aportan valor, según apunta Anderson en esta entrevista.
«Cruzar el precipicio»

Chris Anderson dice que en este momento los editores sienten que tienen que «cruzar un precipicio». Los beneficios de la edición papel están descendiendo y además los que genera la versión online son sólo la mitad de los de la prensa. Es verdad, como reconoce, que el tráfico de las webs ha crecido como lo ha hecho el propio uso de internet y se ha desarrollado en torno a ellas una audiencia global. Pero esto hace que los periódicos tengan que ampliar su oferta y desarrollen contenidos y servicios que les aporten beneficios, subraya.

La cuestión es ¿por qué tipo de contenidos estarían dispuestos a cobrar periódicos y otras publicaciones? y, en consecuencia, ¿por qué pagaría la gente? Anderson rechaza la idea de que todo el mundo espera que el contenido en internet sea gratuito. Hay que demostrar, asegura, que existen cosas que tienen que ser de acceso libre, pero que otras por su valor hay que pagarlas.

Y él apuesta por la relevancia frente a la calidad de los contenidos. Pone un ejemplo. Asegura que sus hijos pasan dos horas a la semana frente a la pantalla. Sin embargo, si se les pregunta qué prefieren si ver la Guerra de las Galaxias en alta definición o en YouTube, se decantan por esta última opción. ¿Eso significa el final de los éxitos en taquilla? No, pero sí su monopolio. Es lo que ha pasado con internet, que ha acabado con el monopolio de los periódicos. «Necesitamos audiencia, pero también necesitamos nichos» de negocio, asegura.

Compartir

Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario