Martin Langeveld, el hombre de la prensa que ahora se pasó al otro lado del camino
Martin Langeveld, el hombre de la prensa que ahora se pasó al otro lado del camino

ABC.es quiere estar a la vanguardia. Ellos creen en parte que el futuro del periodismo es ser una red social. Entonces, lo que hacen, es justificarse. Hoy publican una extensa entrevista a Martin Langeveld, un holandés que vive en Estados Unidos y que por estas horas es presidente de CircLabs. El hombre dice que “Los periódicos deben crear redes sociales alrededor de las noticias”. Viene a cuento de los últimos avances de ese periódico en la web, que tienen que ver con forzar la vinculación del medio con las redes sociales, especialmente Facebook. De hecho, es posible registrarse al medio a través del ID de las personas de Facebook. La nota suena mucho a la tradicional auto-justificación, ese vicio tan típico de los investigadores estadounidenses de justificar cualquier prejuicio usando cualquier clase de citas, investigaciones, etc. Está bien darle cierta importancia a las redes sociales, pero tampoco para taaaanto. Para la primera parte de la última frase “está bien darle cierta importancia a las redes sociales”, hago un copy-paste de algunas estrofas de la nota. Vayan aquí si quieren ir al original.

Martin Langeveld es jefe en CircLabs, una empresa estadounidense que lanzará al mercado en otoño una herramienta para intentar unir las cabeceras digitales en un proyecto común. Circulate, así se llamará, será un sistema que, desde el navegador, ofrecerá a los lectores el contenido de diversas cabeceras y un registro único en todas ellas. Un solución sencilla y que, según Langeveld, mejorará las cifras de tráfico de los periódicos digitales y sus ingresos publicitarios.

Parece como si, de pronto, los medios se hubieran dado cuenta del problema y se hubiesen puesto a buscar soluciones. ¿Cree que la situación es tan preocupante?
En Estados Unidos, en los últimos seis meses, los periódicos parecen haber hecho suya la cita “Hacer pagar al lector” y han enviado el mensaje de que la información no era gratis y que ahora había que pagar por ella. Una posición que me parece errónea y que se ha tomado después de comprobar que no sólo los ingresos del periódico caían, sino también los de la web. Creo que es un paso en la dirección equivocada, y que poner una sábana sobre el contenido de un periódico no es la solución. Puede ser acertado cobrar por algunos artículos, dirigidos a ciertos grupos de interés, pero no por todo el contenido.

Pero ustedes ofrecen algunas opciones de cobro por contenidos
Sí, pero no queremos poner una muralla en el periódico, sino ofrecer la posibilidad de cobrar por algunos artículos. Circulate no pretende ser una herramienta para cobrar, sino para mejorar la experiencia de los usuarios al buscar información en la red. Cuando los lectores descarguen este programa no estarán obligados a pagar, y seguro que menos de un 10% lo hará.
¿En qué consiste Circulate?
La nuestra es una solución de red social, donde un lector descarga un programa, responde algunas preguntas demográficas, las que él quiera responder, y aparece una barra sobre su navegador con el logotipo del periódico a través del que se ha suscrito y unas recomendaciones de artículos basadas en sus intereses y en su navegación reciente. Esta barra informará al lector del contenido similar al que está leyendo en otros periódicos, lo que creemos que mejorará el tráfico de todos los sitios web, mejorará la publicidad local, la primera fuente de ingresos de los medios, y permitirá, dicho sea de paso, el cobro por algunos artículos, mediante diversas fórmulas, como el pago de, digamos, cinco dólares, y el acceso a contenido restringido en varias cabeceras.
¿Por qué un periódico debería unirse a su red, y no intentar hacer lo mismo por su cuenta?
En Estados Unidos, el tráfico en las ediciones digitales de los periódicos representa sólo el 1% de todo el tráfico web. Si sólo tuviéramos la imprenta, y sólo el 1% de los lectores leyera periódicos, no sería un negocio rentable. Creemos que el problema es que los periódicos no tienen la suficiente audiencia y que la solución es que se unan y se envíen tráfico, mejor que intentar individualmente captar lectores y mantenerlos con ellos. Que es lo que los periódicos han intentado hacer hasta hace bien poco, cuando ni siquiera enlazaban con otros periódicos. Sin ir más lejos, ‘The New York Times’ no enlazaba otros artículos que no estuvieran en su web.
¿En cualquier caso usted cree que la solución está en la unión de los periódicos?
Es necesario un grupo de periódicos dispuestos a adoptar una solución uniforme. Lo que sucede ahora es que muchos exigen un registro que no es transportable. Si me registro en ‘The New York Times’, la clave no me sirve en ‘The Washington Post’. Así que la portabilidad, como el identificador social, es un elemento muy importante. Así como el uso de un sistema uniforme para todos los periódicos.
Hay otros proyectos que intentan algo parecido. En qué se diferencia el suyo
Hay proyectos que hacen algunas cosas que nosotros hacemos, pero no todas. Por ejemplo, Journalism Online es, básicamente, una herramienta que permite el registro en múltiples sitios, el cobro, los micropagos, etcétera, lo que soluciona el problema de los editores, pero no el de los lectores. Es una solución centrada en el editor, y la nuestra es una solución centrada en el lector. Nosotros no diseñamos esto para que sirviera para el cobro de contenidos sino para una nueva experiencia de usuario, que también permitiera a los editores mejorar sus ingresos publicitarios y conseguir beneficios de algún contenido de pago. Es decir, nosotros cubrimos todos los aspectos de la publicación, y no sólo los que tienen que ver con el pago.
Su proyecto parece nacer de la idea de que el modelo publicitario de páginas vistas que se ha llevado hasta ahora no es válido
El modelo publicitario es válido y creemos que la mayor parte de los ingresos vendrán de él. El problema que han tenido los editores, por la recesión y por otros motivos, es que el CPM [coste por mil impresiones de un anuncio] que los anunciantes están dispuestos a pagar ha caído hasta menos de un dólar, en algunos casos. Y obviamente eso es un problema. Pero en Circulate se conocerá el perfil de los lectores, la publicidad estará mejor dirigida y eso producirá más ingresos. Y permitirá la publicidad local: de restaurantes, cines, bancos, etcétera, que querrán pagar más por llegar a un público mejor segmentado por población.
¿Cómo van a proteger la intimidad de los lectores?
Es un valor crucial en Circulate. Queremos ir, incluso, más allá de la letra de la ley y ser muy claros en este asunto. El usuario controlará la información, con acceso instantáneo a su perfil, para modificarlo o borrarlo completamente de nuestros servidores. No queremos hacer lo que la mayoría de los medios hace: publicar una licencia de uso, que nadie lee y responde a todo que “Sí, sí…”. Queremos ser muy claros: usted tiene esta herramienta, usted puede controlar su intimidad y mostrar sólo los datos que desea.
¿Por qué nace este sistema en el mundo de la prensa digital?
Es un buen lugar donde comenzar, aunque no pretendemos poner una barrera en los periódicos: Circulate es una herramienta para todo tipo de editores de información. Muchos de nosotros tenemos una trayectoria en el mundo de la prensa y estamos interesados en apoyar el buen periodismo: ya sea en un blog local, en un gran periódico, en una radio o en una revista.
A propósito de revistas, ¿no cree que su herramienta, a través de las noticias relacionadas, podría provocar la lectura de la información de forma muy vertical, sólo sobre los temas que interesan a un lector, como si de una revista se tratara?
Sí, pero esto tiene que ver con uno de los problemas generales de los periódicos. Perdone, pero no sé cómo está la situación en España, pero aquí en Estados Unidos hemos sido una nación de intereses comunes y compartidos: con la depresión [de 1929] tuvimos un problema y nos unimos para deshacernos de él; con la Segunda Guerra Mundial, tuvimos un problema y nos unimos para deshacernos de él, etcétera. Pero en los años 60 y 70, más prósperos, los intereses se diversificaron y los periódicos no pudieron servir a todos. Pero esta herramienta sí permite cubrir los distintos intereses.
Pero, ¿no cree que hay cierto riesgo de atomización? O dicho en otras palabras: ¿Cree usted que una persona puede estar bien informada leyendo sólo sobre lo que le interesa?
Sí, entiendo su punto de vista. Pero es que incluso en los mejores periódicos, el lector siempre lee sólo lo que le interesa. Así que mejor que enviar al lector a buscar por la red, podemos ofrecerle la información que le interesa, incluso, cuando no estuviera buscándola.
Usted ha sido ejecutivo del sector de la prensa durante más de 30 años y ha visto muchas crisis. ¿Es ésta la peor que ha conocido?
Es la continuación de una historia que viene de largo. En los últimos cincuenta años la cuota de los periódicos ha ido descendiendo con respecto a la audiencia potencial. Y no han hecho mucho por arreglarlo. Sí, han incluido color, reportajes y han probado otras cosas para atraer lectores, pero no han funcionado. Creo que esto se ha acelerado en los últimos dos años, pero subsisten las mismas razones demográficas: el lector medio de periódicos en Estados Unidos tiene 60 años, lo que le convierte un medio para gente jubilada, y eso no es un modelo de negocio sostenible. Lo que necesitan es conectar con nuevas audiencias -a través de herramientas como Circulate- y reestructurarse para crear redes sociales alrededor de las noticias.
También ha visto muchas tecnologías en la prensa. ¿Qué le parece la influencia que ha tenido Internet?
En muchos sentidos, estamos todavía en la ‘infancia’ de Internet. Ahora sólo empezamos a ver cómo cambia la web y hay un montón de evolución por delante. Muchos periódicos creyeron que los lectores volverían al papel impreso, pero éstos se movieron muy claramente hacia al mundo ‘online’. Y por eso los periódicos deben seguirlos allí.
¿Cree que el papel electrónico será una de estas evoluciones? ¿Será la solución a la crisis, u otro problema para los periódicos?
Podría ser la solución. Conocí el papel electrónico a principios de los 90, en el MIT [Instituto Tecnológico de Massachusetts], y creo que todavía tiene camino por delante. Si mira la pantalla de un iPhone y la de un libro electrónico, se dará cuenta de que el papel electrónico tiene mucho que hacer para coger a sus competidores. Creo que es todavía más papel, que web. Llegará un momento en que un dispositivo de esta tecnología tenga la misma funcionalidad que un iPhone, pero falta tiempo para conseguirlo. Aunque, ¿quién sabe? Tal vez alguno de los prototipos que se ven ahora, como las pantallas flexibles que se enrollan y se meten en el bolsillo, pueda cambiar las reglas del juego, otra vez. Y en esta ocasión, a favor de los periódicos.
¿Ve un buen futuro para la prensa?
Creo que la prensa en papel se convertirá en un producto de nicho: los lectores siempre querrán algún contenido en papel, tal vez una revista o una guía, pero no creo que sea un diario

Compartir
Cuando era chiquito, tenía un sueño: ser periodista. Con el tiempo lo logró. Hoy escribe para medios de Argentina, Reino Unido y España. Blog del Medio es muchas cosas, pero, sobre todo, un lugar positivo, donde nada es imposible.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario